Hospedarse en el Cinturón Sur de Amsterdam

Hotel Agora (Singel, 462

El Cinturón Sur de Amsterdam es un buen lugar para alojarse en la capital de Los Países Bajos. Sobresale como  la cuna del arte de la Edad Dorada, así que no es raros que muchos de los establecimientos hoteleros más ostentosos  de Amsterdam se encuentren aquí, cerca de los restaurantes de Utrecthsestraat y las tiendas de antigüedades de Nieuwe Spiegelstraat. Aun así, el elegante Cinturón Sur ofrece alojamiento para todos los bolsillos.  Entre los hoteles de esta zona, vamos a destacar los siguientes.

1º. Seven one Seven (Prinsengracht, 717):

Se trata de uno  de los mejores hoteles de la ciudad holandesa.  Sus ocho habitaciones, bellamente delicadas, vienen acompañados de un lujo muy escaso en la ciudad: el espacio. La colorida suite Picasso destaca con sus altos techos, su sofá larga y una bella decoración contemporánea y antigua, así como unos baños de ensueño. Un lujo total.

2º. Banks Mansion (Herengracht, 519-525):

En este hotel, se disfruta  más que de una cama moderna: las bebidas son un obsequio de la casa en el bar de autoservicio del vestíbulo diseñado por Frank Lloyd Wright. En la habitación, el cliente pude disfrutar de una televisión con pantalla de plasma, un reproductor de DVD, una gran alcachofa de ducha y ginebra, whisky y coñac de regalo.

3º. Hotel Prinsenhof (Prinsengracht, 810):

Esta casa del siglo XVIII presenta unas bellas  vistas al canal, una sala de desayuno con azulejos azules del Delft y el Capitán Garfio; un elevador eléctrico para el equipaje ubicado en la caja de la escalera (que compensa el hehcho que no haya ascensor). El personal es  correcto  y las habitaciones son espaciosas, con antigüedades y muebles más modernos. Las abuhardilladas son las más demandas.

4º. Hotel Agora (Singel, 462):

A un cuarto de hora a pie de las principales atracciones turísticas de Amsterdam, este establecimiento hoelero ofrece unas habitaciones algo  pequeñas, pero decoradas con estilo. Asimismo, hay baños modernos y un bello  jardín fuera de la sala de desayuno. Las habitaciones sin baño privado valen unos diez euros menos.

Foto vía Vía Michelín