El turismo es una fuente de ingresos vital para los egipcios. Ello provoca que  haya una serie de “listos” qie traten de sacar tajada del mismo con timos, estafas y líos. Te recomiendo tener los ojos abiertos durante tu vida a Egipto a la hora de alojarte en un hotel, salvo que vayas con un viaje organizado y tengas ya todo contratado.

La estafa  más común en El Cairo consiste en que un lugareño consiga convencer al turista recién llegado a la capital egipcia  de que el hotel al que se dirige está cerrado, es muy malo o demasiado caro y a cambio le ofrezca  llevear a otro establecimiento mucho  “mejor”, gracias a lo cual el autoproclamado guía turístico conseguirá  una atractiva comisión del hotel.

Los principales autores de este timo  son los conductores de taxi del aeropuerto de El Cairo. Reciben una comisión de muchos hoteles del centro de la ciudad y conducen al turista al que les ofrece la mejor tarifa en cada momento.

Sin embargo, esto no lo hacen solamente los taxistas. Al llegar al aeropuerto, si el turista no viaja en un grupo organizado, puede ser abordado por un hombre o una mujer con una insignia de aspecto oficial con la inscripción “Cámara Egipcia de Turismo” o algo parecido; en realidad son ganchos de los hoteles.  Además, un par de personas, a comisión también, conducen los autobuses desde el aeropuerto.

Como recurso final, algunos estafadores se pegan al viajero en las calles, se ofrecen a acompañarlo a su hotel para “revisar si todo está bien” y  sin que lo sepa el turista, solicitan dinero por haberlo llevado. Al final, el viajero puede acabar alojándose en un criadero de pulgas lejano del centro de El Cairo. A lo que se añade que la comisión pagada al gancho  acabará reflejándose de una forma u otra en la cuenta del cliente. Una estafa en toda regla.

En resumen, la norma clave es no dejarse influir por nadie que pretenda disuadir al visitante de ir al hotel de su elección. Asimismo, a la hora de registrarse, no se tiene que pagar nunca la habitación por adelantado. Si estamos atentos, no nos tomarán el pelo.

Foto vía Egipto por descubrir

Dejar un comentario